Al final que tenía que ser así,  y no solo por las escasas ventas (para la espectativa) sino por la gran cantidad de recursos que consume y fallos del sistema operativo que estaba llamado a ser el producto estrella de Microsoft este año: Windows Vista.

En la pasada reunión en la que Bill Gates y Steve Ballmer introdujeron las novedades de Windows 7, también dieron el pistoletazo de salida para este nuevo sistema operativo: a mitad de 2009. Y esto por si solo ya anuncia la muerte prematura de Windows Vista, el Windows Millenium de esta década.

deathstarvista2.jpg

El caso es que este abandono no ha sido motivado por decisión propia de Microsoft sino por el motivo aducido de las escasas ventas y también el hecho de que las empresas no han migrado masivamente al nuevo producto ante la falta de solidez del nuevo sistema operativo, y excesivo aumento de necesidad de recursos.

Esto, por supuesto, no significa que Windows 7 vaya a ser menos exigente con los requisitos de hardware, pero una campaña adecuada de marketing, la natural renovación de equipos por parte de los usuarios y la, quizás, ansiedad de nuevos productos, pueden conseguir de Windows 7 lo que no ha sido con Windows Vista.

De momento, Microsoft no ha cancelado el soporte para Windows XP,  y la mayoría de equipos nuevos para el mercado corporativo se están instalando con versiones de XP, no de Windows Vista, que son el “caramelo” el mercado de usuario final doméstico, sufridor de los errores y anticipaciones de los cerebros de Redmon.

No pienses que soy un troll anti-windows. De hecho me gustaría que algún día Microsoft revisase su política de desarrollo y empezara un sistema operativo desde cero, dejando de arrastrar errores de “capa sobre capa” del pasado y así poder disponer de mas buenos sistemas operativos, como ya son y disfruto Linux y Mac OS X.

Mientras tanto, hasta que no se bajen de la nube del monopolio de ventas, seguiremos esperando y observando como no le importa llegar tarde y mal a todas las innovaciones en el mundo de los sistemas operativos.

Fuente: Incubaweb