El Gobierno de Alemania está barajando prohibir el comercio telefónico como

respuesta a los numerosos fraudes detectados hace poco.

Al parecer diversas empresas de telemárketing compraban ilegalmente datos

bancarios de las personas a las que llamaban.

Al hacer la llamada trataban de comprobar si los datos bancarios de la

persona eran correctos, en cuyo caso procedían a usar la conversación grabada

para reclamar dinero de las cuentas. En caso de que el timado reclamase demostraban que

habían hablado por teléfono y alegaban haber recibido permiso.

Mediante este método al parecer se han realizado multitud de estafas

de unos importes que iban de 30 a 100. Gran parte de los datos robados proceden según

citan en El País de la base de datos de Deutsche Telekom (con unos 30 millones de usuarios).

Además al parecer se está investigando el tráfico ilegal de datos en las

Administraciones públicas germanas.

Un saludo: troyano66

Fuente: barrapunto

Anuncios