Las ultraportátiles han sido motivo de alegría para todos aquellos consumidores que no querían cargar con las conocidas “laptops” o “notebooks”, simplemente porque eran demasiado grandes y/o pesadas.

Aún así, no todos han salido favorecidos con el lanzamiento de este tipo de productos, como es el caso de Microsoft, que está teniendo que adaptarse a las necesidades crecientes de los usuarios… y a un “maldito” pingüino que transformó la situación en algo aún más complejo.

La mayoría de los modelos de ultraportátiles que han salido y llevan Windows, tienen la versión XP de este, dado que consigue lograr buenos resultados a un precio accesible.

Aún así, algunos fabricantes han intentado tentar la suerte, metiendo la última versión de este SO, Vista, pero con poco éxito aparentemente (dado que los nuevos modelos apuntan en su mayoría a la otra versión).

Como Microsoft en su momento decidió dejar de vender Windows XP (para mejorar la penetración de Windows Vista), esto provocó un desfase de la empresa con el mercado… ya que luego tuvo que extender el periodo a los fabricantes de ultraportátiles, debido a que estos sino usarían alguna distribución de Linux.

Pero esta extensión no viene gratuita… sino con algunas limitaciones, como ser:

En el sitio de Digitimes se da a conocer hoy, que Microsoft ha tenido que cambiar nuevamente las restricciones de Windows XP para ultraportátiles, en el apartado de capacidad de disco, llevándolo desde los 80 a los 160GB.

Cabe destacar, que el actual cambio se ha dado gracias a que existen
algunos modelos de ultraportátiles que llevan Linux y discos de mayor capacidad, lo que ha significado una diferencia a la hora de elegir por parte del consumidor… y esto no ha sido de agrado para los fabricantes.

Este cambio, no será el último que la empresa tendrá que hacer, ya que actualmente siguen limitando la capacidad de memoria RAM a 1GB (como mostramos anteriormente), lo cual podría llevar a que varias empresas fabricantes sigan la misma estrategia, lanzando modelos con más memoria RAM… pero con Linux, imponiendo así que desde Redmond deban actualizarse nuevamente.

Básicamente, el pingüino está ofreciéndoles una salida a los fabricantes, que en otras épocas no tenían, ya que ahora tienen capacidad de negociar amenazando con la salida de productos que no usen el software del gigante de Redmond.

Supongo que desde las oficinas de Microsoft no estarán muy contentos, pero lamentablemente así son los negocios… y con esto queda demostrado que, por más que en su momento hayan tenido poder para controlar el mercado… ese poder está perdiéndose poco a poco, gracias a las alternativas.

Nosotros, como consumidores, deberíamos estar agradecidos de que existan estas alternativas, ya que como habrán notado, logran hacer que un gigante se salga de su trono para atender las reales necesidades de sus clientes.

Un saludo: troyano66

Fuente: techtear

Anuncios