website_hosting

A la hora de elegir un servicio para el alojamiento de una página en Internet, hay que tener en cuenta las necesidades tanto de hardware como de software que tendrá el futuro sitio web, y en función de las mismas elegir la empresa más adecuada. En general, las opciones de “hosting” (así se llama al alojamiento web) más solicitadas son el alojamiento en un servidor compartido o bien el alquiler de un servidor o “housing”. En este último caso no se contrata un servicio web, sino el espacio donde situar el servidor propio.

Cuando se trata de buscar una empresa de alojamiento web, lo más recomendable es utilizar páginas como Webhosting.info, donde se ofrecen estadísticas y datos actualizados de las principales empresas de “hosting” del mundo. Estas páginas complementan la información con herramientas de control estadístico de estos servicios. Así se puede obtener un listado de las compañías más fiables.

Creadores de páginas gratuitos

A pesar de las diferentes ofertas de alojamiento de dominios existentes en la Red, muchos usuarios no necesitan contratar ningún espacio en un servidor para alojar su proyecto, ya que debido a los pocos requerimientos necesarios para su funcionamiento, o a la cantidad de visitas que estiman recibir, pueden optar por un servicio gratuito de alojamiento, creación y gestión de páginas.

Sin embargo, debido a las limitaciones de hardware y software y las pocas garantías en la prestación de estos servicios, sólo son recomendables para iniciarse en la Red o para páginas web de escaso tráfico diario. Además, suelen obligar a incluir contenidos publicitarios o ventanas emergentes agresivas.

Servicios veteranos como Geocites, nacido en 1994, o AOL Homepages, sirven desde hace más de diez años para el alojamiento web gratuito. Estas aplicaciones crean una dirección web alojada dentro del dominio principal del servicio. También está Google Pages.

Se recomienda utilizar páginas como Webhosting.info, donde se ofrecen estadísticas y datos

actualizados de las principales empresas de “hosting” del mundo.

Nacido en 2006, es fruto del tiempo destinado a proyectos personales por parte de los trabajadores de Google. Este servicio de alojamiento dispone de un espacio gratuito de hasta 100 megabytes y un editor de páginas web integrado en el mismo. Además de poder editar textos, se pueden subir documentos en lenguaje HTML, imágenes y otros ficheros asociados.

En los últimos años, este tipo de servicios de alojamiento web gratuitos han sido desplazados por plataformas de creación de blogs como Blogger, WordPress o LaCoctelera, entre otros. Por tanto, para comenzar a escribir un blog, puede usarse este método. Pero si la bitácora va a más y se desea implementar nuevas funciones, o tener un mayor control del dominio, se deberá optar por otros sistemas que requieren el pago por los servicios.

Tipos de alojamiento de pago

El servicio de alojamiento compartido es una de las alternativas más demandas por su relación entre costes y prestaciones. Esta opción consiste en compartir un servidor entre varias decenas o centenares de usuarios, cada uno con una cantidad de espacio en el disco duro definida y una utilización de los recursos del procesador delimitada.

La principal ventaja de este sistema es que los usuarios pueden hacer uso de todas las herramientas de software disponibles en el servidor, como bases de datos o soporte para diferentes lenguajes de programación. Por su precio (a partir de 50 euros en las empresas más conocidas) es una de las opciones más recomendadas a la hora de lanzar un proyecto web. Como desventaja hay que apuntar que el servidor no se puede personalizar, ya que se trata de un sistema estándar para todos los usuarios.

Para empezar a escribir un blog es aconsejable optar

por una plataforma gratuita de creación de páginas.

Un servidor dedicado (es decir, que destine el equipo en exclusiva al usuario) es la opción más recomendable para iniciar un proyecto web donde sea necesaria la optimización y personalización del mismo. Es necesario, sin embargo, contratar un administrador del sistema para su manejo, o bien los servicios de la empresa de alojamiento web para adaptar configuraciones adicionales. Para proyectos de mayor calado y donde se quiera tener el control total de las operaciones, siempre se encuentra la posibilidad de pasarse al “housing”: alquilar el espacio donde poner el servidor propio a las empresas que se dedican a alojar y mantener servidores web.

Recomendaciones

Antes de lanzarse a la búsqueda de un proveedor de alojamiento, es necesario conocer de antemano los recursos y requerimientos necesarios para la puesta en marcha del proyecto web deseado, ya que detrás de tentadoras ofertas, se pueden esconder limitaciones o letra pequeña que hacen subir los costes iniciales.

Recursos como el volumen mensual de datos o los procesos simultáneos del servidor son algunos de los parámetros que se cobran como un extra en servicios de alojamiento gratuito o compartido. Además, en muchas ocasiones, si se superan estos parámetros, las cuentas se bloquean temporalmente, redireccionando el dominio alojado hacia una página web con palabras clave y publicidad contextual de la empresa de alojamiento mientras no se resuelve la incidencia. Por tanto, una cantidad de visitas no prevista a una página web bajo este tipo de planes puede suponer un desembolso extra a final de mes.

Para la administración del servidor, es recomendable que la empresa de alojamiento disponga de un panel de control vía web que permita la gestión de dominios, bases de datos y cuentas de correo por parte de los usuarios. De esta manera, se pueden manejar los recursos contratados de forma sencilla sin necesidad de comprar servicios complementarios.

Por último, uno de los factores que hay que tener en cuenta en la elección de una empresa de alojamiento es el servicio de atención al cliente. Aspectos como el sistema de gestión de incidencias, formas de contacto con el servicio técnico y comercial, así como los tiempos de respuestas mínimos garantizados por la empresa son clave a la hora de elegir este tipo de servicios.

Alojamiento de ficheros multimedia

La utilización del espacio y ancho de banda contratado en un servidor para el alojamiento de un dominio en Internet puede ser complementada con otros servicios de alojamiento específicos para fotografías o vídeos. Esta opción es recomendable para usuarios que necesiten subir una gran cantidad de ficheros multimedia, ya que por su peso, y el ancho de banda necesario para su visualización, suponen un gran consumo de recursos en el servidor alojado.

Plataformas de vídeo como Blip.tv y Vimeo.com disponen de cuentas profesionales para el alojamiento de vídeo en alta definición (HD), mientras que servicios de fotografías como Flickr también incluyen cuentas Pro con alojamiento ilimitado de fotografías para sus usuarios. Hay que tener en cuenta que estos servicios no aceptan cualquier tipo de contenido y es necesario conocer sus condiciones y prestaciones antes de la contratación de una cuenta.

extraído de: consumer

LinuxReflejo agradece tu atención.

Si lo deseas puedes suscribirte aquí-rss-linuxreflejo-azul1